January 2018

MBraojos's picture

El 2018 estará lleno de innovaciones para el sector de servicios bancarios y financieros en todo el mundo. Con las empresas emergentes de banca abierta y de tecnología financiera (las denominadas FinTech) siguiéndolos muy de cerca, los bancos tradicionales buscarán nuevas formas de proteger no solo su posición competitiva, sino también la información y las cuentas de sus usuarios ante la contundente disrupción digital. Una seguridad adaptable, una sólida autenticación de los clientes y métodos de detección de fraudes serán los factores potenciadores fundamentales de la banca abierta y de los beneficios que brindan a consumidores, instituciones financieras y FinTech por igual.

Uno de los factores determinantes que dará impulso a la banca abierta será la Directiva Revisada de Servicios de Pago (PSD2) de la Unión Europea, que exige a los bancos brindar acceso a terceros a las cuentas de clientes a través de interfaces de programación de aplicación (API). Dicho desarrollo acelerará el proceso de "plataformización", permitiendo tanto a las FinTech como a los bancos lanzar, más rápido que nunca, innumerables e innovadores servicios financieros comerciales y de consumo además de los servicios bancarios básicos. La “plataformización” no solo beneficiará a las FinTech. También ayudará a los bancos si estos demuestran que pueden ser tan innovadores como sus competidores en el sector FinTech para retener y atraer a nuevos clientes.

Lo más probable es que los futuros usuarios realicen pagos, manejen sus inversiones y participen en otras actividades financieras a través de servicios FinTech, plataformas bancarias e incluso aplicaciones de redes sociales como Facebook. Los clientes se beneficiarán de las nuevas categorías que actualmente ofrecen las FinTech para la gestión del patrimonio, finanzas alternativas y la iniciación de pagos, además de innumerables servicios innovadores que están dirigidos a segmentos de usuarios y a necesidades que antes no atendía la industria de servicios financieros. Por ejemplo, los juegos financieros podrían obsequiar un tiquete de avión a los jugadores que logren depositar USD$100 en sus cuentas de ahorros cada mes. Los servicios bancarios podrían aprovechar las tecnologías de geo localización para ofrecer préstamos para automóviles a los usuarios que compran en los concesionarios de automóviles.

Alianzas que favorecen a todos

Independientemente de las presiones regulatorias, los bancos han demostrado recientemente que han aceptado la realidad de la disrupción digital y que están encontrando formas de utilizarla a su favor, para generar fidelidad y confianza en los clientes. En el proceso, tanto los principales bancos como las compañías FinTech emergentes —siempre tan ágiles, diestras y conocedoras de la tecnología— se están dando cuenta de que cada uno de sus sectores tiene algo de lo que el otro se puede beneficiar.

El informe de investigación sobre el ecosistema FinTech de 2016 elaborado por Business Insider  encontró que, a pesar de la fuerte inversión en las FinTech emergentes, muchas de estas compañías enfrentan grandes obstáculos en cuanto a adquisición de clientes y rentabilidad, lo cual las predispone más a establecer alianzas con los bancos y otras entidades.

Los bancos tienen lo que las FinTech anhelan: una base de clientes grande y confiable y un conocimiento profundo de esos clientes, gracias, en parte, a los requisitos regulatorios contra el lavado de dinero y al imperativo legal de implementar procedimientos de identificación de clientes (know your customer). La encuesta global sobre la banca de consumo  de EY de 2016 encontró que 60% de los más de 55.000 consumidores bancarios encuestados en todo el mundo creen que "los bancos desempeñan un papel importante en ayudar, con su experiencia, a las personas a alcanzar sus objetivos de vida". Casi 50% confía plenamente en los bancos para mantener su dinero a salvo.  

Al mismo tiempo, los bancos tradicionales ven las alianzas con las ágiles y tecnológicamente competentes FinTech como una forma de impulsar el desarrollo de servicios rentables, similares a los que ofrecen las FinTech, los cuales necesitan para competir y fidelizar a los clientes. En un estudio sobre los bancos del Reino Unido realizado por Mayer Brown 87% de estas organizaciones financieras aseguró que la alianza con los proveedores de FinTech reduce sus costos, muy probablemente debido a una reducción de los gastos en nuevos servicios orientados al cliente. El 54% afirmó que las alianzas produjeron un aumento de sus ingresos.