June 2017

tbolivar's picture

Falsificación, renovación y dificultad para la recuperación de las licencias de conducción extraviadas hacen parte de la lista de problemas que tiene América Latina para la expedición de este documento, sumados por demás, a los engorrosos procesos de tramitología en las oficinas de transporte público.

Y aunque una opción que gana fuerza internacionalmente es la migración del plástico al smartphone como portador de documentos, una opción de más rápida adopción en Latinoamérica sería optar por la emisión de credenciales realmente seguras, para reducir los índices de clonación o falsificación en la región.

En Costa Rica, el robo de identidad es un delito preocupante. Según la Sección de Fraudes de la Policía Judicial, cada día aumentan las denuncias de sustracción de identidad, en su mayoría por el extravío de documentos que incluyen la licencia de conducción. Así mismo, el Organismo de Investigación Judicial alarmó sobre estafas relacionadas con la entrega de la licencia de conducir sin seguir los protocolos establecidos legalmente.

Situación similar se registra en Perú, donde las autoridades han incrementado los controles en las agencias de trámites denunciadas por estafas en procedimientos de licencias de conducción que oscilan entre 1.500 y 2.000 soles (entre 440 y 587 dólares).

En México el problema no es menos grave, en especial porque se ha vuelto cada vez más frecuente el ofrecimiento de licencias de conducción falsas hasta en redes sociales por un costo de 2.200 pesos (alrededor de 110 dólares). Allí, según el artículo 243 del Código Penal, el delito de falsificación se castiga, tratándose de documentos públicos, con prisión de cuatro a ocho años y de doscientos a trescientos sesenta días multa. 

Estos problemas que son cada vez más frecuentes en países latinoamericanos se pueden resolver tomando como referente un caso, al otro lado del mundo.

Una experiencia exitosa en Asia

En Bután, la Autoridad de Seguridad y Transporte de Carreteras (RSTA, por sus siglas en inglés), que es la agencia gubernamental encargada de la impresión y expedición de licencias de conducir, debió trabajar en el desarrollo de una estrategia, basada en la tecnología, que permitiera satisfacer el alto volumen de solicitudes de licencias de conducción que se estaba registrando allí.

Para producir nuevas licencias resistentes al desgaste, rasgaduras o manipulaciones, el ente gubernamental adoptó por el uso de impresoras de documentos de identificación que garantizaran mayor seguridad gracias a su capacidades de impresión de alta definición (o High Definition Printing, HDP) y transferencia inversa.

El equipo elegido fueron las impresoras FARGO HDP5000 de HID Global. Al imprimir una imagen inversa en la parte inferior de la película HDP y fusionar la película a la superficie de la tarjeta, la impresora crea una imagen que se parece a una foto brillante sobre una insignia de identificación común para mejorar la calidad y la vida útil de la imagen de la tarjeta. Además, las nuevas licencias de conducir cuentan con fondos tridimensionales e imágenes ocultas, lo que ha disminuido los incidentes que involucran falsificación de identificaciones de acuerdo con la aplicación de la ley local.

Esta solución es aplicable a Latinoamérica porque permitiría la impresión rápida de licencias de conducir más seguras y duraderas, reduciendo el costo total de propiedad y satisfaciendo la necesidad del país de tener documentos más seguros. Esto a su vez podría reducir casos frecuentes de falsificación o clonación, pero sobre todo a reducir los tiempos de espera para que los ciudadanos reciban sus licencias nuevas o de reemplazo.

Hoy América Latina está en deuda frente a la emisión de tarjetas seguras, en especial porque estos documentos pueden ser también utilizados como identificación ciudadana. Esto hace fundamental que la tarjeta de identificación sea altamente segura y resistente a la clonación o a la falsificación.

Recuadro de Apoyo

Teléfonos inteligentes como métodos de identificación

Además de la impresión de tarjetas con características de alta seguridad, una de las tendencias internacionales en materia de identificación de ciudadanos que está ganando cada vez más espacio es la emisión de identificaciones digitales, las cuales se usan a través de los teléfonos inteligentes. Vale decir que este método de identificación es el complemento perfecto para las identificaciones físicas.

Las identificaciones móviles satisfacen los parámetros de seguridad de los gobiernos, pues permiten hacer una validación en línea de la persona que presenta el documento. Así las cosas, no es simplemente que un ciudadano muestre su licencia de conducción con su foto, sino que las autoridades contarán con un dispositivo electrónico –que puede ser un celular- con el cual leerán el documento, accederán a la nube, extraerán la información y la foto respectiva y comprobará que la persona es quien dice ser, no porque así lo diga, sino porque el emisor del documento lo está ratificando a través de la nube. Estas nuevas soluciones no son sólo seguras, sino también convenientes, especialmente para la población joven que se apoya en la tecnología para diferentes aspectos de su vida.

Para conocer más de sobre el funcionamiento de las identificaciones digitales haga click en este enlace: https://www.hidglobal.mx/solutions/government-credentials

jtejedor's picture

Hasta el día de hoy no había aparecido en la escena de la seguridad bancaria un método más eficaz para reducir los riesgos de fraude en el sector financiero que la biometría espectral. Se trata de un método absolutamente personal que hace uso de un insumo imposible de falsificar: el rostro, la voz o la huella dactilar de un humano vivo.

Se ha demostrado ampliamente que métodos como contraseñas, claves y tarjetas físicas son altamente vulnerables. Por ejemplo, en países latinoamericanos como Colombia, la Fiscalía informó que tan solo en el 2014 fueron clonados 300.000 plásticos, mientras que la banca mexicana, tan solo en el primer trimestre de 2016, recibió reclamaciones por fraude con tarjeta débito o crédito por un monto superior a los US$160 millones, según informó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF).

Consumos no reconocidos por robo o extravío del plástico, compras remotas por internet o por teléfono, clonación de tarjetas, robo o falsificación de identidad y prácticas engañosas para la obtención de datos en cajeros automáticos, son algunos de los fraudes a los que se ven expuestos los usuarios de servicios financieros que aún utilizan tarjetas, códigos, claves y contraseñas como métodos de autenticación.

Desde hace pocos años, algunos países latinoamericanos vienen probando con éxito tecnología biométrica en cajeros automáticos llegando a reducir drásticamente los niveles de fraude o delitos en estas terminales

Pero la seguridad no es la única ventaja de la biometría en el ámbito bancario. La experiencia del usuario es otro punto a favor. Según una encuesta realizada por Visa en Europa en 2016, a dos terceras partes de los usuarios les gustaría que se implemente la autenticación biométrica para pagos y el 50% cree que las transacciones serán sencillas y rápidas con esta tecnología.

Esta evidencia permite prever que la biometría es, también, la solución para otro tipo de delito que azota a las entidades financieras con bastante frecuencia: el fraude interno.

Combatir el fraude desde adentro

Según un estudio de Deloitte, más del 50% de las entidades bancarias de América Latina es víctima del fraude interno. Por su parte, la agencia Kroll en asocio con Economist Intelligence Unit reportaron que de un total de 901 ejecutivos de diversas industrias de los cinco continentes, 70% informó algún tipo de fraude interno: cometidos por empleados de rango inferior (42%), por miembros de la gerencia sénior o media (35%), o por un agente o intermediario (23%).

Por ejemplo, utilizan información confidencial de los clientes del banco como datos personales, claves, información de contacto y saldos bancarios con lo que podrían cometer estafa; podrían también acceder a cuentas corrientes inactivas para llevar a cabo ilícitos como lavado de dinero, involucrar a la compañía en casos de fraude o corrupción y salir impunes de ello.

Con un sistema biométrico para la autenticación y el acceso a la información no hay manera de confundirse: es posible establecer de forma certera quién accedió, desde dónde accedió, en qué fecha y a qué hora.

La tecnología de biometría multiespectral de HID Global hace posible que los niveles de riesgo de este tipo de fraudes caigan a cero. Este sistema utiliza múltiples espectros de luz y técnicas de polarización avanzadas para extraer la huella digital única de un dedo vivo. Permite una identificación inmediata incluso en condiciones adversas como cuando el usuario tiene el dedo mojado, grasoso, sucio, lesionado o su huella está desgastada. Y esto es posible gracias a que la tecnología identifica tanto las características de la superficie de la piel como una capa interna irrigada por el torrente sanguíneo.

En resumen, la biometría multiespectral puede identificar esas particularidades que nos hacen únicos entre seis mil millones de humanos.